Skip links

SEO o SEM, ¿Qué posicionamiento te conviene potenciar? 

SEO y SEM son dos conceptos fundamentales en el marketing digital moderno. Conocer sus diferencias y aprovechar los beneficios de cada uno suele determinar el éxito comercial. ¿Qué conocimientos tienes al respecto?
A menudo, se plantean ambas opciones como excluyentes: o inviertes en una, o lo haces en la otra. En realidad, no son excluyentes, sino eslabones de una misma cadena que, bien combinados, aportan más valor y mejorar el plan de marketing. Con este contenido, te ayudamos a tenerlo muchísimo más claro.

¿Para qué sirve invertir en SEM?

Esta estrategia de marketing digital persigue promocionar tus marcas y webs en las páginas de resultados de los motores de búsqueda. Para ello, el search engine marketing utiliza anuncios de pago que mejoran la visibilidad.
Está demostrado que es la opción más rápida para generar tráfico de calidad, así como para lanzar promociones y conseguir nuevos clientes.

Beneficios destacados del search engine marketing

Tres son las ventajas adicionales que el posicionamiento de pago proporciona a sus usuarios:
  1. Rendimiento a corto plazo. En cuanto pones en marcha esta campaña, empiezas a ocupar lugares preferentes en las búsquedas. Por ello, recibes tráfico y retorno desde el principio.
  2. Segmentación específica. Tienes la posibilidad de seleccionar con rigor a qué target quieres llegar. Esta segmentación se basa en aspectos como el tipo de dispositivo, la zona geográfica o los intereses del público. También permite hacer remarketing.
  3. Gestión controlada del presupuesto. Hay gran libertad para determinar qué inversión se hace, así como para ampliarla o reducirla. Incluso es factible hacerlo con días de diferencia.
Respecto a cómo trabajar estas campañas de pago, existen tres principios muy conectados con el éxito final:
  • Conocer a tus visitantes y determinar su valor. Solo así, el cálculo del coste por clic será eficaz y estarás en condiciones de aplicar el límite de puja estratégico para cada palabra clave.
  • Realizar tests comparativos de anuncios (Test A/B). Es un buen recurso empezar creando un par, con un pequeño cambio, y constatar cuál funciona. El método de ensayo y error es válido en este ámbito.
  • Supervisar y mejorar la campaña. Tienes que darle seguimiento y actuar en tiempo real según las estadísticas obtenidas. Céntrate en lo que mejor funciona y ajústate a las circunstancias.

Las ventajas del SEO o posicionamiento orgánico

Nada tiene que ver el #SEM con el llamado posicionamiento natural u orgánico, conocido en inglés como search engine optimization (#SEO). Es el conjunto de técnicas y estrategias que persiguen optimizar la presencia en los buscadores de internet. Es decir, aquellas que permiten ocupar las mejores posiciones en los motores de búsqueda.
Para optimizar la aparición de un sitio y mejorar su visibilidad, debes aplicar técnicas on-page y off-page. O sea, dentro de tu web y fuera de ella. En España, Google es el buscador más utilizado, por lo que mayoritariamente es el referente para estas actuaciones, aunque no la única opción.
Una buena estrategia de contenidos, la optimización técnica y funcional de tu sitio web y conseguir enlaces procedentes desde otras webs (linkbuilding) son líneas de actuación. Como contrapartida, no hay que pagar a Google.
Este tipo de trabajos se aplican incluso en los propios perfiles profesionales de empresa, nos referimos a la ficha de empresa de Google My Business (GMB) que también se recomienda optimizar para lograr un buen posicionamiento.
Por qué te conviene invertir en search engine optimization (SEO)
Los beneficios derivados de la inversión en posicionamiento natural son tan abundantes como productivos:
  • Notable rendimiento de la inversión. A medio plazo, empezarás a obtener buenas noticias y más rentabilidad.
  • Posicionamiento en lugares preferentes. Aunque exige una labor continuada, sorda y no siempre vistosa, a largo plazo consigues estar en las posiciones relevantes donde los clientes eligen. Un posterior mantenimiento es suficiente para salvaguardar lo logrado.
  • Incremento en el tráfico de calidad. Vas a conseguir que tu público objetivo llegue a tu web.
  • Aumentan las ventas y las conversiones. Más allá del tráfico incrementado, tu sitio comienza a ser más rentable y eficaz si está bien construido.
  • Promoción constante. Todos los días del año y a cualquier hora estás promocionando tu sitio de modo ininterrumpido. Así, eres la respuesta principal al público cuando te necesita.
  • Creación de contenidos optimizada. Es una causa y una consecuencia de la estrategia de posicionamiento orgánico. Te ayuda a posicionar bien, y los contenidos permanecen en tu sitio para convencer, persuadir o mover a la acción a sus lectores.
  • Más visibilidad y conocimiento de marca. Si todos te ven y reconocen, acabas vendiendo más.
  • Confiabilidad y reputación. La proyección de tu imagen de marca sale claramente mejorada.
¿Hay que elegir entre ambos?
Tanto el SEO como el SEM aportan valor comercial y resultados positivos a tus intereses de marketing digital. A la hora de invertir, son estrategias complementarias que, a la vez, generan sinergias y logros compartidos.
Evidentemente, los recursos económicos para dedicar a marketing digital son limitados. Pero, en esta ocasión, lo de «dos mejor que uno» adquiere pleno sentido. Si sabes establecer una estrategia doble y global de posicionamiento, saldrás ganando.
Las circunstancias de cada marca, mercado, situación y objetivos estratégicos determinan cuánto y cómo invertir en cada caso. El posicionamiento de tu web ha de ser una prioridad, ya sea natural, de pago o combinado.

SEO y SEM son dos eslabones de una misma cadena, la de la eficacia del marketing. El #Posicionamiento Orgánico consigue colocar tu marca de forma natural en las primeras posiciones de los buscadores. El segundo, paga para conseguirlo. Lo mejor es combinar ambas opciones de forma estratégica.