Skip links

Cómo crear el brandbook perfecto

Crear y cultivar una identidad de marca única y distintiva es una parte vital de cualquier empresa y una forma eficaz de destacar y llamar la atención de los clientes potenciales. Un brandbook –lo podríamos llamar brandbook, pero nos va el moderneo– es una herramienta esencial para gestionar tu marca con eficacia. 

No sólo te ayuda a controlar la coherencia de la imagen de tu marca en todos los materiales de marketing, sino que también garantiza que tu marca se perciba de la forma que pretendes. Entonces, ¿cómo crear el brandbook perfecto? Pues a eso vamos, no tengas prisa, hombre.

Paso 1 | Sienta las bases

Antes de empezar a crear un brandbook, primero debes comprender la identidad de tu marca y conocer a tu público objetivo. ¿A quién te diriges? ¿Quién eres tú? ¿Cuál es el sentido de la vida? Bueno, esto último sólo si te pones metafísico, pero las dos primeras sí que son importantes. Tu brandbook tiene que articular claramente la personalidad y la propuesta de valor de tu marca. Si realmente tienes esto en cuenta, primero debes realizar un estudio de mercado y crear un plan para llegar a tu público objetivo con eficacia. Una vez que tengas toda la información necesaria, ya estás listo para empezar a crear el contenido de tu brandbook.

Paso 2 | Contenido del brandbook

Tu brandbook debe contener información variada para cubrir todos los aspectos de tu marca. Vete de lo general a lo particular; es decir, empieza por lo más básico, como el nombre y el logotipo de tu marca, así como cualquier información relevante sobre tu empresa. Esto debería incluir una descripción detallada de tu marca, la historia que hay detrás de ella y de su nombre y una explicación acerca de qué ofreces. También deberías incluir detalles sobre tu público objetivo, incluido su perfil demográfico, intereses y estilo de vida. Por último, tu brandbook debe incluir directrices para el uso de los elementos visuales de tu marca, como diferentes versiones del logotipo, así como cuáles son las normas para su uso, la combinación de colores, la tipografía, la fotografía y los gráficos.

Paso 3 | Desarrollo de los elementos visuales

Esta es tal vez la parte más importante de tu brandbook: la identidad visual de tu marca. ¿Por qué? Porque esto va a ser lo que tu público verá y recordará de tu marca, así que aquí es importante afinar el tiro. Empieza por desarrollar el logotipo de tu marca, que debe ser llamativo y fácilmente reconocible. Y por supuesto, que nadie lo olvide y perdure en las mentes de tus clientes. ¿A que si te ponemos el logo de Nike sin el nombre sabes perfectamente cuál es? Pues eso. Una vez lo tengas, puedes empezar a desarrollar una paleta de colores, tipografía y otros elementos visuales. Es importante asegurarse de que estos elementos sean coherentes en todos los materiales de marketing para crear un aspecto cohesivo y profesional.

Paso 4 | Creación de los medios impresos y digitales

El neuromarketing es una poderosa herramienta que ayuda a las empresas a comprender mejor los procesos de toma de decisiones que tienen lugar en el cerebro de los consumidores. Como proporciona información precisa sobre estos procesos inconscientes, les permite adaptar mucho mejor su publicidad y su estrategia a su público objetivo y garantizar un resultado rentable.

¿Es el neuromarketing el futuro? te preguntarás. Pues NO. Es el presente. El futuro ya está aquí. Y no te despistes, que se te va el carrito para el lado.

Paso 5 | Refinando tu Brandbook

Una vez que hayas creado todos los elementos necesarios para tu brandbook, vamos a darle los últimos retoques para dejarlo guapo del todo. Esto implica revisar todo el contenido buscando erratas y errores varios y asegurarte de que la maquetación y el diseño del brandbook están bien hechos y son de alta calidad. Esta es tu oportunidad –tu ÚLTIMA oportunidad pero tranqui que no queremos meterte presión– para asegurarte de que tu brandbook transmite el mensaje correcto y es coherente en todos sus elementos. También es buena idea pedir opiniones a colegas o gente que te quiera que sepas que va a decirte la verdad de forma constructiva –no queremos recomendar nada que pueda herir tu corazoncito, pero siempre hacen falta dosis de sinceridad en estas cosas– para que te ayuden a perfeccionar aún más tu brandbook.

Para resumir:

Crear el brandbook perfecto puede parecer una tarea desalentadora, pero es esencial para gestionar y construir eficazmente tu identidad de marca. Siguiendo los pasos anteriores y asegurándote de que tu brandbook contiene toda la información necesaria, tu marca estará en el buen camino para establecer una identidad fuerte y única.

Y en caso de que se te haga un mundo… para eso está hanson*. 

Así somos.